Como dixo o poeta, “A cabeza non para”.

Por Noruega e Finlandia van pasar as primeiras etapas desta aventura. O punto de partida Nordkapp, Noruega o lugar de Europa máis perto do polo norte.

nordkapp-09

Esta viaxe empeza como todas cando saes da casa. Para chegar a Nordkapp primeiro hai que aterrar en Alta, Noruega, o aeroporto máis cercano a NordKapp, os vos dende Madrid son operados por  SAS e poden custar  entre 300 e 1000€. Unha vez el Alta, un autobus nos levará ata NordKapp por uns 50€.

Vexamos o custe do vo.

2013-10-23_1245

Chegaremos ven entrada a noite, así que o Hotel terá que estar perto do aeroporto e ter servizo nocturno. O Hotel Thon Alta ou o Bårstua Gjestehus están cerca e custan algo máis de 100€ por noite.

Chegar NordKapp ten o seu aqué así que terei que buscar máis información, aquí.

O autobús que nos leva a NordKapp sae de Honningsvåg, polo que teremos que ir primeiro de Alta a Honningsvåg.

Tui-Vigo-Madrid-Alta

Primeiro destino San Petersburgo ou directamente Helsinki.

Anuncios

De Brno a Praga. Cicloturismo a la checa (352Km)

Salida)

Oporto – Viena

Avión: 130€

Visita a Viena)

Etapa 0)

Viena – Brno

Autobus a Brno: 8€

Etapa 1 )

Brno -Vir/Rovecne (64 km )
El sendero comienza en el ciclo Rakovec Brno en el embalse y va por delante del castillo Pernstejn a la
ciudad de Bystrice nad Pernstejnem . Castillo Pernstejn está estratégicamente situado en una enorme roca
afloramiento en la confluencia de los dos ríos Svratky y Nedvedicky . Su inusual y
belleza pura lo ubica entre las joyas históricas de la República Checa. Aunque es del siglo XIII que está muy bien conservado , ya que nunca fue conquistada o dañado por el combate .
Alojamiento en Vir o Rovečné .

Etapa 2 )
Vir/Rovecne- Policka (30 km)
La ruta de hoy te lleva a través de las colinas del Paisaje Protegido Žďárské a la encantadora ciudad de Policka . El centro histórico de la ciudad está rodeada por un muro de defensa (longitud 1220 m ) . Las paredes son de alrededor de 2,25 m de espesor y 8 m de altura , con 19 torres mirador
a lo largo de la mitad de la ciudad. El muro es un de los mejor conservados de Centro Europa . Un delicioso paseo por una parte reconstruida de la pared permite disfrutar de magníficas vistas del cercano castillo de Svojanov .
Alojamiento en Policka .

Etapa 3 )
Policka – Zdar nad Sazavou (35 km)
Liderando a través del terreno montañoso de las Tierras Altas Checo-Morava , la ruta de hoy pasa por Nove Mesto na Morave a Zdar nad Sazavou , que es famoso por su iglesia única de San Juan Nepomuceno . Esta construcción de dos estilos – gótico y el barroco es  del genial arquitecto Jan Blažej Santini Aichl . La iglesia es el único edificio solitario en la República Checa que se ha designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO . Fue galardonado con el título en 1994.
Alojamiento en Zdar nad Sazavou .

Etapa 4 )
Zdar nad Sazavou – Hlinsko (27 km)
Esta etapa de la ruta es la más corta y pasa a través del paisaje montañoso de Hlinsko . En la ciudad de Hlinsko ther, una colección única de casas populares llamada Betlem – que formaban parte de la ciudad y cuya madera era un trabajo artesanal que vive en el siglo pasado. Es posible visitar
las exposiciones temporales y anuales en algunas de estas casas de madera . Entre ellos se encuentra un restaurante y salón de té con estilo.
Alojamiento en Hlinsko .

Etapa 5 )
Hlinsko – Klokocov (32 km)
El sendero nos lleva por el museo fuera de la puerta – Vesely Kopec vivienda la mayor colección de edificios populares en Bohemia del Este , a través de las montañas de Zelezne Paisaje Protegido a la ciudad de la sección . Cerca de la ciudad es un depósito de agua del mismo nombre y es un popular área recreativa .
Alojamiento en Sec .

Etapa 6 )
Klokocov – Kutna Hora (45 km)
Desde la localidad de Sec, ruta de hoy pasa por el pueblo de Ronov nad Doubravou colocado en el mágico paisaje entre las montañas y el río Zelezny Doubrava . La galería de fotos de Antonin Chitussi , pintor checo y residente de la zona , se encuentra en el pueblo . También se exhibirán son 60 imágenes de la Galería Nacional de Praga . La ruta luego continúa a través de la ciudad de Caslav a Kutna Hora. Kutna Hora se desarrolló como resultado de
la explotación de las minas de plata cercanas. En el siglo XIV se convirtió en una ciudad real dotada con los monumentos que simbolizaban su prosperidad . La Iglesia de Santa Bárbara , una joya del último período gótico y la Catedral de Nuestra Señora de Sedlec , que fue restaurada en consonancia con
el gusto barroco de principios del siglo XVIII , iban a influir en la arquitectura de Europa Central.
Alojamiento en Kutná Hora.

Etapa 7 )
Kutná Hora – Jemniste (62 km )
Después de hacer turismo en Kutná Hora se sigue por la ruta ciclista por el Sazavy río, que le llevará a la ciudad de Cesky Sternberk . Por encima de la ciudad, el castillo dominante se encarama en un afloramiento rocoso, con una maravillosa vista sobre el valle del río romántico.
Alojamiento en Jemniste .

Etapa 8 )
Jemniste – Tynec nad Sazavou (23 km+30Km)
El último día en la ruta ciclista que lleva a lo largo del río Sazavy a Tynec nad Sazavou , famosa por su turismo de agua en el río.Una ruta ciclista de 30 km nos conduce directamente hasta Praga.

Final)

Praga

Regreso)

Praga-Oporto + Oporto-Tui

 

 

Inspirado en http://www.topbicycle.com/BTCRP-BMap.htm

Camino de Santiago del Norte

Comienzo aquí mi relato, durante los próximos doce días intentaré contar mi viaje que empieza, por fin ahora, mientras escribo sentado en mi plaza de ventanilla del autobus que me llevará hasta Irún. Digo que empieza ahora pero no es cierto; mi viaje empezó muchas semanas atrás cuando después de un largo período de ausencia de actividad deportiva significativa, volví a a darle caña al cuerpo para que este dejase de atosigarme con dolores y achaques varios, fruto de las largas sesiones de ordenador y estudio.

Salimos de Vigo con retraso, pero con un sol precioso que parecía traer buenos augurios que compensaran las malas previsiones meteorológicas. Pero un potente aguacero al pasar A Cañiza me saca de mi particular nube, me tocará luchar contra los elementos eso es seguro.

Mi preocupación en este momento, que no es mucha, está centrada en como estará mi bici en la panza de este leviatán. La estivamos en una caja que en Bicitui amablemente nos dieron ayér. Va colocada en posición vertical, uff que miedo me da en las curvas, sin el amparo del equipage de otros viajeros. El conductor estaba molesto por tener que meter una bici en las tripas de su carruage, aduciendo que si luego no había espacio para las maletas que que iba a pasar, y tal y tal. Pero vamos a ver, si la bici paga pasage y las maletas no, ¿que me está contando? Si yo pago cuarenta y pico euros por mi pasage y la bici casi diecinueve. Está claro que nunca hemos sido muy europeos y vamos camino de no serlo aún menos, al menos para lo bueno.

Cuando llegue a Orense ojearé un poco la bodega para ver como va.

Por ahora nada más. Me despido, voy a leer un poco de la guía del camino de Eroski que me imprimí para este menester.

Ya hemos dejado Ourense atrás la bici aguantó como una campeona y ahora va flanqueda por el equipage de nuevos pasajeros. La parada fue fugaz apenas cinco minutos, con lo que algunos viajeros vieron frustrada su intención de estirar las piernas y vaciar sus vejigas.

Buen tiempo por ahora, veo fugazmente el Miño cuyas aguas en unas horas o días, no lo se, pasarán por Tui, donde yo estaba aún a las cinco de la tarde de hoy.

En el autobus viaja desde Vigo una pareja de octogenarios que vuelven a casa despues de hacer por segunda vez el camino en esta ocasión desde Sahagún. En la estación de Vigo pudimos ver a un bicigrino que desestivaba para luego montar su bici, sus alforjas y demás bartulos, y marcho cual Alonso Quijano en busca de molinos de viento sumegiendose en el tráfico rodado de Vigo con gran arrojo y convicción. Somos raros, pues si, lo reconozco.

Son las 2:45 estamos parados en algun lugar antes de Burgos, parada técnica de 15 minutos. Yo ya estaba despierto desde hacia 45 minutos, el ruido de la lluvia me despertó. Consulte la aplicación de radares meteorológicos que instalé esta mañana y resulta que tenía una actualización pendiente que arreglaba un gran fallo, no mostrava los dstos de la última hora sino de la anterior. Ahora ya actualizada parece que cuando llegue igual no llueve porque la borrasca está precipitando más al sur.

Dia 1
El autobus llego temprano, pero la estacion es descubierta y como llueve un poco me refugio en la zona de motos y monto la bici. A la hora de salir ya llueve con más intensidad, y para cuando tengo la credencial arrecia. Que suerte la mía.

Luego de desayunar en la primera cafetería, haciendo de tripas corazon me doy una vuelta por Irún en busca del KM0 de esta aventura. Durante esos primeros minutos de rodaje la lluvia me empapa y me hace pensar en la conveniencia de comprar un pantalón de aguas, pregunto a tres corredores que están refugiados en un portal, y me indican que Leyre Sport está cerca, así que a la busca voy, pero o fortuna no son todavía las 10 y está cerrado. Doy otra vuelta y encuentro un centro comercial donde también está Leire pero en la planta superior y el vigilante no me permite dejar la bici dentro donde la pueda ver, así que decido dejar de peder el tiempo y ponerme en camino.

Jaizkibel, prepárate! Patapún parriba. Duro, durísimo llegado un punto el agua como un río baja por el camino y el barro y las piedras ponen las cosas difíciles. Por si no llega esto empieza a descargar un chaparrón bestial que me decide a retroceder en busca de refugio, acabo en el zaguan del Capitan Chimista retorciendo guandes, buff, y calcetines el cubasquero empado hasta no pocer más. Espero 20 minutos, el tiempo que tarda en mermar la tromba y quedar en simple lluvia. Al llegar a Guadalupe ya no llueve y la cosa se toma con más ánimo. Tres ciclista dan vuelta vuscando la carretera, les pregunto y me dicen que hay mucho barro. Pero yo sigo, ya veremos. El caso es que acerté la cosa no era para tanto, seguramente ya habían subido por carretera hasta la hermita. La senda resultó bastante dibertida, eso si tuve que apretar 4 veces el portabultos cada vez un poquito más para que dejase de girarse. También tuve que poner nuevas pastillas de freno delante. Atras las había cambiado en la estación. La piedra arenisca produce un barro especialmente abrasivo, de lo que más tarde dio fe la cadena que empezó a hacer un ruido expantoso. Paré, limpie y engrasé, como diría Julio Cesar. Santo remedio, pero tengo que comprar aceite de invierno porque con este tiempo el aceite que llevo dura en la cadena la mitad de la jornada.
Llegando a Pasaia, venga otro super aguacero, me refugié justo a tiempo bajo los todos de un bar, y luego como no me atendían me fui a coger el barco. setenta céntimos yo y otro tanto la bici. Al otro lado en me tome una cervecita gallega y un pincho de anchoas vascas, tenía que coger ánimo para subir al monte Ulia. Potente monte, hermoso y divertido aunque menos con alforjas. Y el agua a correr por el suelo cosa fina. Por fin al Ulia le siguió San Sebastián. Llovia así que opté por no montar la cámara. No encontré un sitio con terraza para comer controlando la bici así que compré en el Super Amara del barrio del Antiguo una barra de pan y dos botellas de agua y Acuarius, no había bebido nada hasta ese momento porque en Irún estaban cerradas las tiendas.

Y ahora toca subir a Igeldo, las vistas quedan casi anuladas por completo por la incesante lluvia, kilómetros y kilómetros de prados y bosques con ocasionales animales y caserios. Pero las fuerzas empiezan a faltar de tanto pedalear en vacio, maldito barro. Mi objetivo de pernoctar en Zumaia se desvanece poco a poco. No hay ni rastro de civilización y el frio aparece recordandome que a noche no está lejana. Al fin las fechas amarillas se hacen mas grandes, y luego una anuncia… “Orio 3 Km”. Aliviado desciendo por un camino centenario de piedras de irregular tamaño bastante descalbradas y revaladizas pero soltando el freno y dejando volar la bici, quería llegar, poder secarme y descansar. Pero al fin del descenso empedrado otra buena cuesta, esta vez de asfalto que hace que su 22% sea duro per factible. Finalmente el Albergue San Martín, ya hera hora.

La estancia en el albergue San Martín, merece un artículo ella sola. Aquí dire que fue el mejor sitio y el mejor momento para finalizar la etapa. Disfrutar de la simpatía y amabilidad de Rosa no tiene precio, pero además los cuatro peregrinos que coincidimos aquella noche creo que no olvidaremos la magnífica velada que siguió a una explendida cena. Que no termino hasta dar cumplida cuenta de las dos botellas un estupendo vino y de otra de licor de membrillo con la que Rosa nos obsequió. Un recuerdo para Franz, Martin y Pepe.

Dia 2

La mañana siguiente, nos levantamos y fuimos a desayunar. De nuevo un gran desayuno nos facilitó otra pequeña sesión de charla, con estos maravillos compañeros. Nos fuimos despidiendo y marchando uno tras otro. Yo fui el último porque tardé en recoger todos mis bartulos, entre ellos el desaparecido guante izquierdo que la noche pasada no encontré, pues como a tiempo descubrí la centrifugadora se lo había comido.

Tras la despedida final, tome rumbo a Orio para seguir el camino haciendo caso de los consejos que Rosa me había dado, de esta manera llegué hasta el monasterio de Iziar, pero tras una interminable subida empujando la bici por el barro. Así pues decidí atajar y llegar a Deba de la forma mas rápida posible. Naciona 639 abajo parcía que empezaba a llover suavemente, pero en un abrir y cerrar de ojos se combirtió en granizo y tromba de agua. En la bajada, había un mirador y en el un contenedor de basura, en ese momento se me ocurrió utilizar su tapa como tejado hasta que pasase lo más gordo. Y buena me fue, siguió arreciando más de cinco minutos, e incluso hubo en ese momento un desprendimiento hacia la calzada de la pared de la montaña.

En Deba busqué rápidamente donde comer, y aquí encontré justo lo que quería, una terraza con toldo cerrado y platos combinados. Perfecto, bueno y barato.

Despues de comer, pensé en cual sería mi próximo objetivo, Markina. Llamé primo al albergue Intxauspe y hablé con Idoia la hospitalera, que me aconsejó ir por Mutriku y Ondarroa, como acompnsejan por otro lado las guías. Así que allí me fui y en relativo poco tiempo estaba disfutando de una fantastica ducha en un albergue de primarera que como mucho debe tener un año. Lo malo o lo bueno según se mire es que soy el único huesped, tengo una habitación de 20 camas para mi solo, un salón y un baño. En fin que más se podría pedir. Pues al preguntar por la cena resulta que hoy no podian darlas, así que, cuando estube listo me llevaron en coche al pueblo y despues de dar un paseo y cenar por solo 10 euros, dos platos, bebida y postre, llamé y a los cinco minutos el marido de Idoia me recogió en la misma puerta del restaurante.

Mañana toca llegar a Bilbao, ya veremos como y por donde todo dependerá de si amanece despejado o cubierto. Ya que del terreno está saturado de agua y eso hace casi imposible ir por el camino, pero si el sol acompaña hasta se puede intentar, oiga.

Por hoy nada más.